¿Por qué molesta tanto Twitter a determinados países?

Mapa de la censura contra Twitter en  el mundo.

Mapa de la censura contra Twitter en el mundo.   Vía UptoDown

‘Turquía cierra el pico a Twitter’, ese era el titular que podía leerse esta semana en algunos medios dando cuenta de la última medida del presidente turco Erdogan que horas antes había declarado que iban a erradicar la famosa red social de microbloggin sin importarle lo que dijera la comunidad internacional. De esta forma Turquía se une a los países que de alguna manera u otra han tratado de silenciar al archiconocido pajarito azul pensando que de esa manera cortan de raíz todo atisbo de crítica a sus dirigentes. Ocurrió en Egipto durante la primavera árabe y las revueltas contra el expresidente Mubarak; es algo habitual en China donde tienen control sobre todas las redes sociales; y más recientemente se ha unido al club Venezuela donde a principios del pasado febrero intentaron bloquear que se subieran fotos a la red social de las revueltas callejeras. Son intentos baldíos contra un pájaro que vuela tan alto que sortea cualquier intento de censura.

Los intentos de censura

¿Por qué molesta Twitter a determinados países y dirigentes políticos?. La respuesta es sencilla al tratarse del chat más grande del mundo es un arma difícil de controlar y donde se puede informar con fotogafías, vídeos o únicamente con los 140 caracteres de cualquier atropello e injusticia que se esté produciendo en el mundo. A pesar de ello no son pocos los dirigentes que han tratado de silenciarla si bien con éxito relativo. Al ser los propios usuarios los creadores y moderadores de la información, son los que deciden los temas de los que se habla, cuánto se habla de ello y hasta cuándo para convertirlos en tendencia, es decir en Trending Topic.

En el caso concreto de Turquía la medida del Gobierno afectó al 9 por ciento de los 36 millones de internautas turcos, que es el porcentaje de usuarios activos de Twitter. Sin embargo, casi de inmediato surgieron activistas, políticos de la oposición y periodistas que dieron consejos a través de tutoriales de cómo configurar los ordenadores para esquivar la censura. La propia red social ofreció un número de telefóno para enviar SMS que se convertían automáticamente en tweets. De esa forma lograron burlar el bloqueo y colocaron ingeniosos y divertidos tweets ridiculizando al presidente Erdogan.

El ejemplo de Turquía no es único y hay algunos antecedentes de países que sufrieron censura total o parcial:

  1. China. El Gobierno Chino tiene control absoluto sobre los proveedores de servicio del país y dispone de sus propios buscadores y redes sociales totalmente vigilados, como Weibo (parecida a la red de microblogging). Twitter y Facebook son sinónimos de censura y cuando uno trata de abrirse un perfil en alguna de estas dos redes aparecer el mensaje de ‘error’. Las autoridades chinas también tratan de controlar el uso de palabras claves para temas polémicos como fue el caso de la expulsión del politico Bo Xilai. Paradójicamente, China es el país con más usuarios en Twitter, más de 35 millones que utilizan diversos sistemas para saltarse la censura. El año pasado con motivo de un foro económico levantaron un poco la mano en las dos redes sociales.
  2. Egipto. Durante la revolución egipcia de 2011 contra el Gobierno de Hosni Mubarak se bloquearon durante unos días las cuentas de Twitter. No obstante, los usuarios pudieron hacer uso de ellas con los hashtags #Jan25 y #Cairo. Los dirigentes egipcios intentaron sin éxito la desconexión total de Internet durante dos días.
  3. India. Otro de los países más superpoblados del mundo también sucumbió a la censura y durante los enfrentamientos en el estado de Assam en 2012 censuró cuentas de Twitter y 300 urls informativas. El Ejecutivo justificó estas acciones como un intento de controlar la propagación desenfrenada de rumores y el ‘ciberterrorismo’.
  4. Irán. En las elecciones presidenciales de 2009, se bloqueó Twitter durante varios días por promover desde la red social protestas contra el presidente Mahmud Ahmadineyad. La censura se mantuvo en todas las redes sociales y solo eran accesibles a través de una serie de filtros y proxys. Con el cambio de Gobierno, el ministro de Cultura y Orientación Islámica, Ali Janati, reconoció que la censura fue demasiado estricta y dijo que todos los iraníes deberían tener acceso a las redes sociales.
  5. Corea del Sur. Es el país con la red de Internet más avanzada del mundo y sin embargo es el que más censura este medio, sobre todo en los contenidos que tienen que ver con su vecino, Corea del Norte. Muchos usuarios de las redes sociales de Corea del Sur han optado por trasladarse a servicios extranjeros de redes sociales o correos electrónicos para impedir la intromisión del Gobierno en sus correos. En abril de 2013 la justicia surcoreana condenó a dos años de cárcel a un usuario de Twitter que ‘retuiteaba’ comentarios de una cuenta pro norcoreana.
  6. Venezuela. Es el caso más reciente. Durante las revueltas callejeras del pasado mes de febrero algunos usuarios intentaron subir fotografías de lo que estaba ocurriendo en el país. Desde Twitter confirmaron que el Gobierno venezolano estaba bloqueando las fotos de las protestas e invitaban a los tuiteros a enviar SMS para denunciar la censura de las imagenes.
Twitter censurado.

Twitter censurado.

La lista, de acuerdo al estudio realizado por UptoDown.com, se podría ampliar con otros casos puntuales, como el de Francia, donde a finales de 2012, la red de microblogging accedió a eliminar un montón de mensajes racistas a raíz de de una denuncia de la Unión de Estudiantes Judíos de Francia. Otros estudios, como en elaborado por Carlos Salas en La Información, añaden a esos países: Cuba, Myanmar, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Etiopía y Vietnam.

El efecto boomerang de Turquía

El problema, como dice Carlos Salas, es que la lista de países aumenta cada año, pero como se ha visto cada vez hay más formas de sortear esa censura bien a través de los SMS de los teléfonos móviles, bien usando ventanas especiales como VPN, o modificando dominios. El alcance de Twitter es imparable y los intentos de bloqueo o censura se vuelven contra quienes los promueven. En el caso reciente de Turquía el propio presidente del país, Abdullah Güll, rechazó rotundamente el bloqueo a Twitter decretado por el primer ministro Tayyip Erdogan, y lo hizo desde la propia red social del pájaro azul escribiendo ‘No estoy de acuerdo con el cierre’. Al mismo tiempo reconoce que ‘técnicamente no es posible cerrar completamente esas plataformas’. Como se ve toda una ‘bofetada’ para Erdogan, que piensa que bloqueando Twitter puede silenciar los numerosos casos de corrupción que le rodean.

Como dice un dicho popular no se pueden poner puertas al campo. Pues eso, no se puede silenciar al pájaro azul porque cada vez vuela más alto.

This Post Has 12 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *