Antígona

Anoche la primera Antígona, Bebe, estuvo viendo a la última Antígona del Festival de Mérida, Marta Etura, y sin embargo tras finalizar la obra sus primeras palabras no fueron para esta sino para Blanca Portillo y su soberbio Tiresias. Apenas permanece en escena cinco, ocho o diez minutos, pero son suficientes para decir que esta edición será recordada por el Tiresias de la Portillo. Solo por esa interpretación merece la pena acercarse a ver la obra y comprobar como es el trabajo de la heredera de la Xirgú y la Espert. Ademas de ello se trata de uno de los montajes más bellos en cuanto a estética, iluminación y buen gusto que han pasado por Mérida. Cierto es que no resulta un espectáculo redondo por algunas interpretaciones y por la innovación en el coro, que se divide en dos para dar protagonismo por un lado a las mujeres y por otro a los hombres, y que distorsiona algo el conjunto al imponerse a algunos personajes como el Corifeo o la misma Antígona. Aún así merece la pena disfrutarlo y contemplar imágenes como la tela brillante que surge de la nada simulando la cueva a la que llevan a la desdichada hermana de Polinices, o la evolución de las mujeres-sirenas en el agua arropadas por unas notas casi angelicales. Dos escenas resaltan sobre las demás, los augurios de Tiresias a Creonte, y el duelo de éste con su hijo Hemón, el actor extremeño Elías González que ha dejado buenas vibraciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s