¿Qué fue del Paseo de las Estrellas de Madrid?

La estrella dedicada a Javier Bardem es la peor parada y está destrozada

 
Así está la estrella de Javier Bardem
Estrella dedicada a Javier Bardem. (VGF)

 

En pleno barrio de Argüelles, en la calle Martín de los Heros, está el Paseo de la Fama de Madrid o la Calle de las Estrellas, una iniciativa que se puso en marcha en 2011 para conmemorar el 25 Aniversario de la Academia del Cine de España. La idea era emular el famoso Paseo de la Fama de Hollywood situado en Hollywood Boulevard y uno de los enclaves de visita obligada para los turistas que eligen Los Ángeles como destino. De las 25 estrellas que se conservan en Madrid hay una que no ‘brilla’ como las demás, se trata de la dedicada a Javier Bardem, destrozada en gran parte y que ha sido embadurnada con algún tipo de producto dándole una pátina de suciedad. No ocurre lo mismo con el resto de las estrellas dedicadas a directores como Luis Buñuel, Pedro Almodóvar o actores como Sara Montiel o Antonio Banderas, que se encuentran algo más limpias y completas. Otra de las estrellas ha desaparecido misteriosamente, es la dedicada al actor Luis Escobar.

Continúa leyendo ¿Qué fue del Paseo de las Estrellas de Madrid?

La piel que habito

La piel que habito

No se si porque en el cine se encontraban actores como Javier Cámara, Natalie Poza, directores de cine como Juan Flahn, o escritoras como Elvira Lindo, o porque al numeroso público de la sala le gustó la película pero el caso es que al finalizar la proyección de La piel que habito, la ultima de Pedro Almodóvar, se oyeron aplausos, no muchos pero al fin y al cabo hubo aplausos. Sin embargo, me atrevo a decir que no es de las mejores películas del manchego y más aun, es uno de los mayores fiascos del cine español. Pretende ser una cinta de género, de terror, pero no da nada de miedo y en los momentos cumbres, se supone de desgarro y drama, se oyen risas.
Los elementos o mimbres eran inmejorables: unos buenos actores, una excelente partitura de Alberto Iglesias, una fotografía, escenografía, ambientación de lo mejor… Y sin embargo Almodóvar lo echa todo a perder por su sentido de la trascendencia, por su afán perfeccionista y por su necesidad de incluir, aunque sea con calzador, elementos distintivos, de esos que se han bautizado como almodovarianos.
Antonio Banderas acata todas las ordenes del director y está correcto si bien no resulta nada creíble en su papel de cirujano plástico. Elena Anaya saca adelante su complicado personaje y es de lo mejor de la película. En su conjunto se puede decir que el elenco está desaprovechado y que muchos de ellos resultan desdibujados en esta piel que, más que habitada, parece deshabitada.