Caballo de batalla

Caballo_de_batalla-ecqvp

La nueva película de Steven Spielberg recupera el cine clásico y épico con la aventura de un caballo que se convierte en el verdadero y casi único protagonista de la cinta. En realidad no es único caballo ya que para el rodaje se utilizaron en total once, pero está tan bien hecho que cuesta diferenciar a uno de otro y tan bien rodado que no se notan las diferencias. Si te gustan las películas bien ambientadas, de paisajes, imágenes y fotografías espectaculares este ‘Caballo de batalla te permitirá pasar dos horas y media de emoción, pero si por el contrario te gusta el cine de acción y más moderno se te puede hacer larga y un pelín pesada. Otro aspecto que permite descubrir esta cinta es el cine bélico de la Primera Guerra Mundial en la que por última vez se usaron caballos para transportar la artillería y para algunas de las batallas. Precisamente la carga de la brigada a caballo es una de las más interesantes y hermosas de la penúltima película de Spielberg que ya termina otra sobre la vida del presidente Lincoln.

Anuncios

Tintín, o como de la unión de dos genios sale una obra casi maestra

He visto Tintín y no he podido resistirme a poner unas líneas para retomar la actividad del blog tras semanas de parón. De la unión de dos genios como Steven Spielberg y Peter Jackson no podía resultar nada más que una buena película y ‘Las aventuras de Tíntín, El Secreto del Unicornio’, lo es. Es una cinta entretenida, de las de aventuras, como las de antes, con unas buenas dosis de acción, una historia que engancha y con una gran fidelidad al personaje creado por Hergé. Desde los primeros fotogramas se aprecia el cuidado y esmero que los dos directores han puesto a la hora de llevar al séptimo arte el popular personaje de cómic, que apareció impreso por primera vez en 1929. Los guiños son constantes como ese pintor callejero que inmortaliza a Tintín y que no es otro que el propio Hergé; la persecución de Tintín y el capitán Haddock en la moto que recuerda a Indiana Jones; o la inclusion de casi todos los personajes del cómic como Hernández y Fernández, la Castafiore (se echa de menos al profesor Tornasol, pero seguro que sale en las próximas entregas). Otro acierto del filme es Milú, el perro que acompaña fielmente a Titín por todo el mundo y le saca de no pocos apuros. Las imágenes que protagoniza son de las más divertidas de la película, como la persecución en furgoneta, bicicleta, coche o sobre el lomo y bajo las ubres de unas vacas; o la disputa con el capitán por las gotas de alcohol flotante.
La música del gran John Williams es otro de los aciertos y sus notas envuelven al personaje como lo hacían, en otra de las grandes cintas de Spielberg, al extraterrestre ET.
Aunque las primeras críticas llegadas de América hablaban de una cierta frialdad en esta primera aventura de Tintín, se puede decir que ocurre todo lo contrario, es tal la pasión que Jackson y Spielberg han puesto en el proyecto que al final pareces estar pisando las arenas del desierto por las que van el intrépido reportero y el viejo lobo de mar o a bordo del barco pirata que embiste al Unicornio. En definitiva estamos ante una gran película de aventuras, en la que si hay que poner alguna pega sería que la técnica de la motion capture todavía no está depurada del todo pero aun así los dos superdirectores han conseguido que olvidemos películas como ‘Polar Express’ o ‘Beowulf’, y dejar Robert Zemeckis como un becario al lado de ellos.