Adiós a Jérôme Savary, director de la Lisístrata más loca que pasó por Mérida

Paco León como Lisístrata en el montaje del Festival de Mérida.

Paco León como Lisístrata en el montaje del Festival de Mérida.

Ayer sin hacer apenas ruido se iba uno de los grandes nombres de la escena europea. El director francoargentino Jéôrme Savary falleció en París a los 70 años de edad víctima de un cáncer, según confirmó su propia familia. Nacido en Buenos Aires en 1942 -donde su padre, un escritor francés, y su madre estadounidense se instalaron en vísperas de la segunda guerra mundial, para fundar una comunicad pacifista-, Savary veía el teatro como una fiesta, y combatió infatigablemente para democratizarlo, según recordaban ayer las agencias de prensa. Sigue leyendo

Antígona

Anoche la primera Antígona, Bebe, estuvo viendo a la última Antígona del Festival de Mérida, Marta Etura, y sin embargo tras finalizar la obra sus primeras palabras no fueron para esta sino para Blanca Portillo y su soberbio Tiresias. Apenas permanece en escena cinco, ocho o diez minutos, pero son suficientes para decir que esta edición será recordada por el Tiresias de la Portillo. Solo por esa interpretación merece la pena acercarse a ver la obra y comprobar como es el trabajo de la heredera de la Xirgú y la Espert. Ademas de ello se trata de uno de los montajes más bellos en cuanto a estética, iluminación y buen gusto que han pasado por Mérida. Cierto es que no resulta un espectáculo redondo por algunas interpretaciones y por la innovación en el coro, que se divide en dos para dar protagonismo por un lado a las mujeres y por otro a los hombres, y que distorsiona algo el conjunto al imponerse a algunos personajes como el Corifeo o la misma Antígona. Aún así merece la pena disfrutarlo y contemplar imágenes como la tela brillante que surge de la nada simulando la cueva a la que llevan a la desdichada hermana de Polinices, o la evolución de las mujeres-sirenas en el agua arropadas por unas notas casi angelicales. Dos escenas resaltan sobre las demás, los augurios de Tiresias a Creonte, y el duelo de éste con su hijo Hemón, el actor extremeño Elías González que ha dejado buenas vibraciones.